domingo, 31 de agosto de 2008

Disparándose al Pie II

Por Fritz Du Bois
31-08-08

Los problemas generados por las malas señales emitidas por el lado gubernamental parecen ser un mal estacional, por ello el título que parece secuela de Hollywood, ya que exactamente, luego de un año, vuelvo a utilizarlo. La pésima muestra de debilidad que se dio cediendo a la intimidación de los nativos ya alentó a otros a seguir ese camino. Sin embargo, la primera amenaza de recurrir a la fuerza no provino de la CGTP ni del Sutep, como hubiéramos esperado, sino del empresariado.


Así tenemos que el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) ha declarado que si el TLC que se espera negociar con China no es de su agrado "no pararán hasta tumbárselo en el Congreso", ultimátum que parece haber puesto nerviosos a los negociadores peruanos y empantanado la negociación. Con ello corremos el riesgo --si el Gobierno sigue dando señales de indecisión y cediendo ante la presión-- de terminar sin tratado, ya que es claro que tanto la SNI como ÁDEX --inexplicable para un gremio supuestamente exportador-- están mucho más interesados en impedir la importación que en expandir nuestros mercados de exportación.


Al menos, en el caso de China, aún queda una ligera esperanza de poder firmarlo durante la reunión del APEC, con lo cual se cumpliría el anuncio original del primer mandatario. Sin embargo, un anuncio presidencial que no parece tener posibilidad alguna de concretarse es el de negociar a como dé lugar --solos o acompañados-- un tratado de libre comercio con la Unión Europea para mediados del próximo año. En este caso, dejamos pasar la brillante oportunidad de sellar un compromiso con los europeos durante la reunión AL-CUE en Lima y hoy no tenemos ni siquiera fecha para negociar porque ¡oh sorpresa! Bolivia no tiene interés alguno en el comercio internacional y menos en la libertad.


Ahora queda claro que nunca existió convicción en cumplir nuestra amenaza de retirarnos de la CAN de ser necesario, manifiesta debilidad que no ha hecho sino alimentar aun más la intransigencia del Gobierno Boliviano. Con lo cual, Evo le está ganando por goleada a Alan un partido que ya lleva un año.


Pero el Óscar a la peor señal de la temporada la dio el presidente del BCR, sugiriendo que ante el alza de precios cultivemos hortalizas en la casa. Con lo cual, parece que se ha integrado al clan de la teoría de la conspiración, que dice que la inflación es en realidad mucho peor, pero que el INEI la está ocultando. No se podría explicar de otra manera un comentario tan desproporcionado que al ciudadano común lo debe haber aterrado. Pero el otro comentario que hizo fue aun más desestabilizador, al decir que somos una economía sin liderazgo. En realidad, con un crecimiento de 9% y un superávit fiscal de 3% del PBI no hay sustento válido para cuestionar la gestión del MEF, menos aun cuando sufrimos la mayor volatilidad cambiaria de los últimos diez años --generada por medidas adoptadas por el ente emisor-- que no ha hecho sino agravar la preocupante situación de la inflación.


Creo que antes de buscar a quién poder culpar, debería reflexionar sobre cómo se ha deteriorado la estabilidad desde el día en que el BCR, atemorizado por la grita de algunos empresarios, extravió su objetivo central de controlar la inflación y lo reemplazó por el error de tratar de dirigir el mercado para evitar la apreciación del sol.


Finalmente, cabe mencionar que en el resto del mundo el presidente del Banco Central solo declara ocasionalmente para calmar a los mercados, no entiendo por qué en nuestro caso se hace exactamente lo contrario.


Fuente: http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2008-08-31/disparandose-al-pie-ii.html