jueves, 3 de junio de 2010

BCR Precavido Vale por Dos

Por: Waldo Mendoza, Economista*
EL COMERCIO
03-06-10


El epicentro de la crisis se ha trasladado a Europa. El desenlace es incierto. La agudización de esta crisis, que involucra a la cuarta parte de la economía mundial, puede afectar a la economía peruana. Si queremos crecer más de 5% este año, hay que tomar ciertas precauciones.

El mejor escenario para Europa es que la política fiscal contractiva sea exitosa en amainar la crisis financiera. El costo de ese ajuste será un crecimiento raquítico o nulo en Europa, que tendrá algún impacto en nuestras exportaciones.

El peor escenario es que no se contenga la crisis financiera y se agudice la recesión. En ese caso, además del efecto extra sobre las exportaciones, podría interrumpirse el ingreso de capitales a nuestro país, y afectar al crédito bancario en dólares y el tipo de cambio.

Como la probabilidad de que la crisis europea se agrave no es nula, será mejor ser precavidos.

¿Por qué la crisis internacional del 2008-2009, a pesar de ser severa, nos golpeó mucho menos que la de 1998-1999? Porque, en esencia, el Banco central de Reserva del Perú (BCR) suministró al mercado todos los dólares y soles que este requirió.

Entre agosto del 2008 y febrero del 2009, el BCR inyectó unos US$10.000 millones para sofocar la crisis externa, entre dólares y papeles de corto plazo indexados al tipo de cambio. Esta política, además de proveer de dólares a los bancos, impidió que el tipo de cambio saltase.

Por otro lado, el BCR también proporcionó toda la liquidez que los bancos solicitaban en soles. Esto se hizo de manera automática, pues en el nuevo esquema creado en el 2002, el BCR emite todo el dinero que el público pide a la tasa de interés fijada.

La posición de cambio es hoy bastante menor que el nivel pico alcanzado en abril del 2008. Tener suficientes dólares es, para el país, como contar con un seguro frente a los choques externos. Hay que iniciar una acumulación acelerada de dólares.

Respecto a la tasa de referencia, mantenerla fija por un buen tiempo es la mejor opción en el contexto actual.


(*) Jefe del Departamento de Economía de la PUCP