lunes, 3 de enero de 2011

El Verdadero Origen de la Crisis Económica

Por: Augusto Townsend K.
EL COMERCIO
03-01-11


Han transcurrido más de dos años desde la caída de Lehman Brothers y los economistas siguen polemizando sobre lo que verdaderamente originó la actual crisis. Comparto con ustedes una interesante explicación que encontré en un libro que no trata esencialmente sobre aquella, pero que quizá sea lo mejor que leí en el 2010.

En “Why your world is about to get a whole lot smaller” (“Por qué tu mundo está a punto de hacerse mucho más pequeño”), Jeff Rubin, ex economista jefe del banco de inversión canadiense CIBC World Markets, argumenta que el estallido de la burbuja inmobiliaria en EE.UU. no fue lo que ocasionó la crisis, sino un mero síntoma de un problema mucho mayor.

La principal fuerza detrás de la globalización en las últimas décadas ha sido el precio relativamente bajo del petróleo, pues redujo significativamente el flete para transportar bienes de un continente a otro y facilitó la fabricación de productos baratos en países con bajos costos de mano de obra y ambientales. Pero también disminuyó el gasto energético en los países industrializados, lo cual mantuvo a raya a la inflación y le dio holgura a los bancos centrales para bajar las tasas de interés y satisfacer el sueño clasemediero de la casa propia. Lo que ocurrió después es conocido: experimentos financieros que impulsaron sobre todo el segmento de las hipotecas de alto riesgo (‘subprime’) y la incubación de una burbuja inmobiliaria que terminó siendo devastadora.

Rubin encuentra inexplicable que buena parte de los economistas “olviden” en sus interpretaciones de la crisis que el crudo pasó de solo US$17 en 1999 a US$147 en julio del 2008, tras un alza particularmente frenética en la primera mitad de ese año. Los ‘defaults’ en el mercado hipotecario empezaron a multiplicarse justo cuando la gasolina subía a US$4 por galón.

Por más merecidas que resulten las críticas al libertinaje financiero y fiscal, no podemos minimizar el poder destructor de un shock petrolero. El mundo tiene que superar ya su peor adicción.