jueves, 22 de abril de 2010

Cómo Enfriar la Economía

Por: Waldo Mendoza*
EL COMERCIO
22-04-10


Para el Perú, se acabó la crisis mundial. Los términos de intercambio, exportaciones y el crédito externo están como antes de la crisis y el PBI ha crecido más de 5% en el primer trimestre de este año. Ha llegado el momento de desactivar las políticas de estímulo fiscal y monetario.

Como es conocido, la lentitud del Banco Central de Reserva del Perú (BCR) y del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en bajar la tasa de interés de referencia y elevar el gasto público, respectivamente, condujo al milagro peruano, de pasar de 10% de crecimiento en el 2008 a menos de 1% en el 2009.

Lo que fue malo para el 2009, sin embargo, es bueno para el 2010.

En primer lugar, la importante reducción de la tasa de interés de referencia de abril del 2009 debe haber alcanzado hoy su máxima potencia. En segundo lugar, la inversión pública, que se apagó a fines del 2008 y principios del 2009, crece hoy como espuma. En el primer bimestre del año, el gasto de capital del Gobierno General subió en 52% y el del Gobierno Central en 115%.

Las políticas deben aplicarse con anticipación. En el 2009, la reducción de la tasa de referencia y el aumento del gasto público ocurrieron cuando el PBI ya estaba cayendo. Ahora no hay que esperar que el crecimiento del PBI supere al de su tendencia, o que aparezcan problemas en el sector externo, para aplicar una política contractiva.

¿Qué hacer en lo inmediato?

Desde el MEF, elevar el precio de los combustibles, que está retrasado y le puede costar al país como S/.2.500 millones. En este campo, la política está goleando a la economía.

Desde el BCR, hay que iniciar el ciclo de elevaciones de la tasa de referencia. No hace ninguna falta recurrir al viejo instrumento de la tasa de encaje. Primero, porque debilita la potencia de la política monetaria. Y segundo, porque no hace ninguna falta. Si al BCR le preocupa que el precio del dólar caiga, puede hacer compras esterilizadas. Poquísimos bancos centrales modernos utilizan la tasa de encaje como instrumento. Allá los venezolanos.

(*) JEFE DEL DEPARTAMENTO DE ECONOMÍA DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ